Huevos Araña rellenos de pollo

Se acerca Halloween y ya están llegando los primeros ... un ejército de arañas negras que amenazan con hacerse con nuestra cocina y nuestro comedor.... si no acabamos nosotras con ellas primero!!! Y es que están tan ricos estos huevos rellenos, perdón, huevos araña rellenos de pollo, que creemos que podremos acabar con la terrorífica plaga esta misma noche durante la cena.


¿Os gustan? Pues son obra de la pequeña cocinera de la casa que aprovecha cualquier excusa para ponerse el delantal y prepararnos una exquisitez de las suyas, siempre presentada de forma divertida y original. Nosotras ya la tenemos fichada para nuestra cocina, será nuestro relevo en los fogones, y es que tiene.... mucho arte!!!


Ingredientes:
  • Seis huevos
  • Una pechuga de pollo cocida o asada
  • Mayonesa casera
  • Salsa de tomate casero
  • Medio diente de ajo
  • Una ramita de perejil
  • Aceitunas negras deshuesadas
  • Sal
Elaboración:
Cocemos los huevos quince minutos en agua hirviendo. Dejamos enfriar, pelamos y cortamos por la mitad.
Separamos las yemas de las claras de los huevos cocidos y chafamos las yemas en un bol con ayuda de un tenedor. Picamos muy finamente el ajo y el perejil y lo añadimos a las yemas. Incorporamos la pechuga cocida picada, la mayonesa y el tomate frito de modo que la masa nos quede con un toque anaranjado. 
Rellenamos los huevos con la mezcla y decoramos con las aceitunas del siguiente modo: Partimos las aceitunas negras a la mitad: una mitad será el cuerpo y la otra la partiremos en ocho bastones iguales para que sean las patitas de las arañas. Colocamos primero las patas y encima el cuerpo. Y a disfrutar de una noche terroróficamente divertida!!!



Pan de aceite de oliva virgen, naranja y miel de romero

Si preguntáis por la receta de un pan básico la respuesta es muy sencilla: medio kilo de harina de fuerza, trescientos mililitros de agua, un sobre de levadura de panadero y una cucharadita colmada de sal. Con estos ingredientes, un poquito de tiempo de amasado y paciencia en la fermentación, tras el horneado sale un pan más que decente. 
Y tras la primera buena experiencia ... nos pica el gusanillo y buscamos nuevas recetas de panes elaborados con distintas harinas (de trigo, de maíz, espelta,...) integrales, panes enriquecidos y aromatizados (con leche, huevos, mantequilla, aceite, hierbas y especias) y con distintas formas, en hogazas, pan de molde, panes finos y crujientes, pan con masa madre.... Así hacer pan en casa se convierte en todo un hobby del que disfrutamos hasta la última miga.


Nosotras en esta ocasión hemos experimentado con un pan enriquecido con leche, aceite de oliva virgen extra y huevo y endulzado con miel de romero y ralladura de naranja. Para una fermentación lenta que llena el pan de sabor y lo confiere de una textura extraordinaria, tanto a la miga como a la corteza, hemos utilizado una esponja (masa previa que fermenta y después se añade a la masa de pan) y una harina de gran fuerza.

La harina de gran fuerza que nos han traído nuestros colaboradores de Santa Rita Harinas, es especial para este tipo de panes que necesitan mucho tiempo de fermentación y os tenemos que decir que el resultado ha sido fabuloso. No tardaremos en usarla en masas dulces, tenemos ya en cabeza un brioche.... y algunas recetas más para dar buen uso del surtido de harinas, preparados de harina y otros productos como cebolla frita, pan rallado, semillas que nos ofrece Santa Rita.


Ingredientes
Para la esponja
  • 75 g de harina de gran fuerza Santa Rita
  • 45 ml de agua
  • 1 g de levadura seca de panadero (o 4 g de levadura fresca)
Para la masa de pan
  • 115 g de esponja
  • 315 g de harina de gran fuerza
  • 150 ml de leche
  • Un huevo
  • 20 g de aceite de oliva
  • 9 g de sal
  • 20 g de miel de romero
  • La ralladura de  una naranja
  • 3 g de levadura seca de panadero (o 10 g de levadura fresca)

Preparación
En primer lugar preparamos la esponja mezclando todos los ingredientes y amasando hasta que quede una masa lisa. Le damos forma de bola y la dejamos reposar hasta que doble su volumen inicial. Con la poca cantidad de levadura que lleva tardará mucho en fermentar, si no disponemos de tanto tiempo podemos poner un poquito más de levadura en la esponja y acortaremos sensiblemente el tiempo de reposo de la esponja.
Después mezclamos todos los ingredientes del pan, incluida la esponja que ya ha doblado volumen, mezclando primero los ingredientes líquidos y después los sólidos. Amasamos hasta que nos quede una masa fina y elástica, ya sea en panificadora, robot de cocina o a mano. Dejamos reposar hasta que doble su volumen.
Tras la primera fermentación, dividimos la masa según el tamaño del molde que vayamos a utilizar teniendo en cuenta que al fermentar doblará su volumen y en el horneado subirá aún más.
Nosotras hemos boleado tres porciones que hemos colocado dentro del molde para que al fermentar y hornear quede la forma que vemos en las fotografías. Dejamos fermentar la masa de nuevo  hasta que  vuelva a doblar su volumen.
Después de la fermentación llevamos el pan al horno que deberá estar a 220º con calor arriba y abajo. Pasados cinco minutos bajamos la temperatura del horno a 200º y lo seguimos horneando veinte minutos más, con cuidado de que no se nos tueste demasiado (ponemos papel de aluminio sobre la superficie cuando esté lo suficientemente tostada).
Dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

Trucos, consejos y variantes:
- Si es mucho pan y no lo vais a comer en el día lo mejor es rebanarlo cuando esté totalmente frío y congelarlo en bolsas de congelación.


Mermelada de Fresa #ELASALTABLOGS

Este mes el reto Asalta Blogs nos invita a entrar sin llamar en la cocina de El Mito del Sofrito, un blog para chuparse los dedos deliciosamente administrado por Lourdes, Marisa, María y Elena que nos deleitan todos los martes y jueves con sus recetas.
Nosotras buscando y rebuscando entre su extensísima variedad, hemos optado por una receta que ellas a su vez prepararon para el asaltablogs de la temporada anterior. Teníamos fresas maduras congeladas en la nevera para utilizar en otoño en un antojo así que.... decisión tomada: Mermelada de fresas!!


No teníamos gran cantidad de fresas, así que nos quedó un tarrito de degustación que nos duró dos desayunos y una merienda.... nos quedamos con ganas de más... pero ya a esperar a que vuelvan las fresas.... y todavía queda mucho.....


Ingredientes:

  • Un kilogramo de fresas
  • 600 gr de azúcar
  • El zumo de un limón
  • La monda de una manzana bien lavada

Elaboración:
Lavamos y picamos las fresas y las ponemos en la olla en la que vamos a elaborar la mermelada (mejor si es de acero inoxidable). Incorporamos el azúcar, la monda de manzana (muy bien lavada), el zumo de limón y mezclamos bien.
Dejamos reposar para que se vayan macerando las fresas con el azúcar al menos un par de horas (mucho mejor si se quedan con el azúcar 12 horas en  la nevera, cuestión de organizar un poco el trabajo...).

Tras la maceración, llevamos la olla al fuego y esperamos a que hierva. Bajamos entonces el fuego y seguimos cocinando la mermelada unos veinte minutos aproximadamente sin dejar de remover. Puede que salga algo de espuma, que iremos retirando.
Pasado este tiempo podemos ir pensando en retirar la mermelada del fuego, dependiendo de la textura que queramos conseguir. Para nosotras está a punto cuando sacamos una cucharada de mermelada y al dejarla enfriar en la nevera durante dos minutos nos queda como arrugada. Retiramos en este momento la monda de manzana.... que no se nos olvide!!

Si queremos conservar la mermelada durante mucho tiempo (nosotras nunca lo hemos conseguido.... nos la comemos antes!!!) debemos disponer de botes esterilizados en agua hirviendo que deberemos llenar de mermelada justo al retirarla del fuego. Llenamos los botes hasta arriba y damos la vuelta después de cerrarlos para que se haga el vacío para que la mermelada se conserve perfectamente.


Kebab de cerdo con Salsa Tzatziki

Hoy os vamos a proponer algo diferente, muy sabroso, que se puede dejar preparado de víspera y que además lo podemos hacer en la barbacoa. Prepararemos unos deliciosos kebabs, con una salsa muy original y saludable: la salsa tzatziki, que es refrescante gracias al pepino y  la cremosidad que le aporta el yogurt griego hace que sea la compañera perfecta para nuestros kebabs de cerdo. De esta manera aunamos dos culturas gastronómicas, la turca y la griega, que en este plato casan a la perfección.

Esta es una receta perfecta para disfrutar en una cena con los amigos, en un bufett, en un almuerzo al aire libre... Es muy divertida de comer, y de preparar.


Necesitamos:
Un bol grande para mezclar y una sartén grande, parrilla o barbacoa. Un robot de cocina, una mandolina o la thermomix y palos de brochetas.

Ingredientes:

  • 1/2 kg de carne picada de cerdo (es opcional, podemos usar la carne que más nos guste)
  • Pimienta negra
  • Aliño de pinchitos
  • Tortillas de trigo  tipo mexicanas)
  • Un tomate
  • Una cebolla
  • Un pimiento
  • Media lechuga
  • Sal
  • Aceite

Para la salsa tzatziki:

  • Dos pepinos
  • Dos yogures griegos naturales sin azúcar.
  • Tres o cuatro cucharadas de vinagre
  • Sal.


Elaboración:
En primer lugar debamos preparar la salsa. Debemos de rallar el pepino, lo podemos hacer con ayuda de la Thermomix, con una mandolina o un robot de cocina. Una vez rallado le añadimos un buen puñado de sal para que suelte el pepino todo su jugo. Lo colocamos sobre una escurridor y lo dejamos reposar mientras continuamos con los demás ingredientes.

En un bol grande, ponemos la carne con una pizca de sal y pimienta. Le añadimos media cucharada de aliño de pinchitos y mezclamos bien. A continuación cogemos porciones de carne y le damos forma en las brochetas como en las fotos. Dejamos reposar en el frigorífico  mientras elaboramos la salsa.

En un bol echamos los dos yogures  y el vinagre. Escurrimos bien los pepinos para quitarles es resto de jugo y lo incorporamos al bol. Muy importante a la salsa no le añadáis sal puesto que ya le hemos puesto mucha a los pepinos. Mezclamos bien y a la nevera.

Picamos las verduras en julianas y la colocamos todas en una fuente de servir. Y ya es hora de asar los kebab.
Para servir, ponemos dentro de una tortilla , el kebab, la verdura y la salsa, y...... a comer.


Alergia al Huevo. Recetas sin huevo.

Desde que el pequeño José Francisco llegó a nuestras vidas empezó la batalla contra el huevo.
No puede comer nada que tenga huevo, pero tampoco tocar nada que tenga huevo. Se convierte en toda una obsesión para las madres y es entendible porque la verdad es que la reacción alérgica asusta mucho.
Con este artículo vamos a comenzar con una nueva andadura bloguera en la que todos los meses dedicaremos una sección a temas relacionados con la salud y la alimentación. En ella os daremos algunos consejos para que podamos mejorar nuestra calidad de vida a través de la alimentación.


El primer artículo de nuestra colección dedicado al niño de la familia, La Alergia al Huevo.

Para empezar las respuestas a algunas preguntas que todos nos hacemos respecto a la alergia al huevo:

Diferencias entre intolerancia y alergia
La intolerancia y la alergia pueden cursar con los mismos síntomas pero son muy diferentes entre sí.
La intolerancia puede hacer que una persona se encuentre mal, el organismo de la persona no puede digerir bien un determinado alimento o el alimento irrita el sistema digestivo.
Mientras que la alergia se produce porque el sistema inmunólogico interpreta que el alimento es un invasor, provocando una desproporcionada respuesta por parte del sistema inmunológico. 

¿Y se puede curar?
Pues hemos consultado muchos médicos, y el último hemos tenido una respuesta positiva. El tratamiento consiste en administrar dosis crecientes del alimento, bajo supervisión médica, hasta alcanzar la tolerancia a dosis completa, es decir, que el paciente tome el alimento sin presentar reacción. La administración se realiza de forma controlada dando dosis progresivamente crecientes en días sucesivos hasta alcanzar la tolerancia.

¿Donde encontramos productos con huevo?
Puede encontrarse huevo o sus proteínas en productos de pastelería o bollería en general, pan, pastas, fiambres, patés, embutidos, sucedáneos de huevo, caramelos, helados, cremas, flanes, quesos, gelatinas, consomés, sopas, algunas margarinas y salsas.
Algunos cereales de desayuno, cafés cremosos y también algunos vinos y cervezas aclarados con clara de huevo.
Puede aparecer como contaminante en útiles de cocina o en aceite en que se haya cocinado previamente huevo.
Es necesario prestar atención a cosméticos: jabones, geles, cremas, champús...
También en vacunas, preparados vitamínicos y gotas nasales.

¿Cómo sustituimos el huevo en algunos alimentos?
En tortillas: Harina Yolanda (harina para rebozar sin huevo, pero cuidado con las marcas porque algunas de ellas contienen huevo en polvo, en particular alguna conocida marca blanca), harina de garbanzos, alga agar-agar en polvo, harina de soja, harina vegetal.
En revueltos: tofu blando o suave o algún tipo de harina de las anteriores.
En rebozados: zumo de naranja, leche y pan rallado, harina Yolanda (revisar etiquetado otras marcas)
En tempuras: agua muy fria y harina tamizada
En albóndigas o hamburguesas: miga de pan, manzana rallada, harina de soja, puré de patata, pan rallado
En salsas: sustituir el huevo por leche u otras bebidas vegetales.
En pasteles y galletas: un plátano maduro, manzana rallada, semillas de lino,
En bizcochos: harina Yolanda (revisar etiquetado otras marcas)
En mousse: tofu blando o suave.
Para pincelar bollería u hojaldre: aceite de oliva, leche vegetal, margarina derretida con azúcar y agua.

Os dejamos con algunas de las recetas Sin Huevo que tenemos en el blog, puedes encontrar más en la etiqueta Sin Huevo.







Mugcake de Nocilla de Almendras

Propuesta, elaborada y posteriormente devorada por la pequeña cocinera de la casa, esta receta de  mugcake (o bizcocho en taza al microondas) es toda una delicia.


Así es normal que ahora estén tan de moda y es que se hace en un santiamén, tan fácil que lo puede hacer un niño y tan rico y esponjoso..... Nosotras desde luego hemos caído rendidas. Este suave bizcochito para no compartir lo vamos a hacer seguro muchísimas veces.


Con esta dulce merienda hemos dado buena cuenta de nuestra caja Degustabox Especial Otoño gracias a la cual hemos probado la Nocilla de Almendras que hemos utilizado en la elaboración. Como siempre nuestra caja sorpresa nos ha llegado llena de productos, que este mes en casa han gustado especialmente, sobre todo los dulces, gofres, brioches, galletas de cacao,... pero también las bebidas y los aperitivos... Abrir nuestra Degustabox es siempre un descubrimiento!!


Vamos ya con la receta
Ingredientes:
  • Tres cucharadas de Nocilla de Almendras
  • Tres cucharadas de harina 
  • Dos cucharadas de azúcar
  • Dos cucharadas de aceite de oliva suave o girasol
  • Dos cucharadas de leche
  • Una cucharada de cacao en polvo
  • Un huevo
  • Una cucharadita de levadura química
  • Unas gotas de extracto de vainilla o media cucharadita de azúcar vainillado
Elaboración:
Batimos en el propio mug el huevo con el azúcar con ayuda de un tenedor. Incorporamos la nocilla y mezclamos bien. Añadimos el aceite,la vainilla,  la leche y el cacao en polvo, moviendo bien.
Por último añadimos la harina mezclada con la levadura y batimos hasta que no queden grumos. 
Revisamos la cantidad de mezcla de bizcocho que ha quedado en nuestro mug o taza: debe estar lleno no más de los tres cuartos, si está mas lleno la masa se derramará en el microondas.
Y ya solo queda llevar el mug al microondas y cocinar a máxima potencia un minuto y treinta segundos. Esperamos que repose treinta segundos dentro del microondas sin abrir la puerta. Y a disfrutar!!!

Natillas de Galletas Digestive Chocolate

En nuestro recetario de postres (y también en el de aperitivos) abundan las recetas presentadas en vasito. Y es que esta presentación individual además de bonita es muy práctica, sobre todo si vienen invitados ya que así nos olvidamos de servir ... y de recoger lo que sobra después. 
Además los vasitos son perfectos cuando nos queremos dar un antojo sin pasarnos, ya que tiene la ración servida y no nos vamos a comer dos.....



Y si de antojos se trata, no nos digáis que no se apetecen estas natillas de galletas Fontaneda Digestive de chocolate, si es que están riquísimas!!! Para después de la cena o para merendar, con mucha fibra y un toque de chocolate con leche (el que más gusta en casa).
Un paquete de estas deliciosas galletas nos lo encontramos en nuestra caja Disfrutabox, que nos llega a casa todos los meses llena de productos innovadores de primeras marcas tanto de alimentación como de hogar y cosmética. Todo una delicia descubrir lo que nos trae nuestra caja Disfrutabox.




Vamos ya con la receta.

Ingredientes:
  • 10 galletas Fontaneda Digestive chocolate con leche
  • 500 ml. de leche
  • 2 yemas de huevo
  • 50 g. de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
Preparación:
En primer lugar trituramos las galletas (podemos meterlas en una bolsa y triturar ayudándonos de un rodillo o hacerlo directamente en un robot de cocina).
Ponemos todos los ingredientes en un cazo, incluidas las galletas trituradas.
Calentamos a fuego lento la mezcla moviendo todo el tiempo hasta que espese.
Cuando adquiera textura, retiramos del fuego y vertemos las natillas en vasitos. Esperamos a que pierdan calor y las llevamos al frigorífico un mínimo de dos horas.


Visto en: Gallecookies
Diseñado por El Perro de Papel