lunes, 25 de agosto de 2014

Pastel de Patatas y Berenjenas

Desde que empezamos Cocinando con Las Chachas, muchos familiares y amigos comparten con nosotras sus mejores recetas dulces y saladas, y también sus trucos infalibles de cocina. La mayoría de ellas están ya en nuestro recetario para que vosotros podáis también disfrutarlas.


Este es el caso de este pastel de patatas y berenjenas que nos propuso una amiga y que no hemos tardado en hacer porque además de rico es facilísimo de preparar y aprovecha las últimas berenjenas de la temporada.


Vamos con la receta.

Ingredientes:
  • Cinco patatas medianas
  • Dos berenjenas hermosas
  • Una cebolla
  • 200 gr de jamón de York
  • 100 gr de queso en loncha
  • 200 gr de queso rallado para gratinar
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
Elaboración:
En primer lugar ponemos a cocer las patatas bien lavadas y con su piel hasta que estén bien tiernas para hacer el puré. Nosotras siempre para esta elaboración usamos la olla a presión.
Mientras se cocinan las patatas, pochamos la cebolla y la berenjena en cortadas en cuadraditos en un fondo de aceite de oliva.
Cuando las patatas estén bien tiernas preparamos el puré y lo mezclamos con las verduras pochadas y el jamón de York también picado en cuadraditos.
Es el momento de precalentar el horno a 180º con la función grill activada.
En la fuente en la que vayamos a gratinar el pastel colocamos las lonchas de queso cubriendo el fondo. Repartimos sobre el queso el puré, y por último el queso de gratinar.
Llevamos el pastel al horno y cocinamos hasta que la superficie se gratine.
Listo para servir.

Trucos, consejos y variantes:
- Este pastel tan sencillo acepta muchas variantes: utiliza fiambre de pavo en vez de jamón York u otro fiambre que te guste, gratina con tu queso rallado favorito ya sea mozarella, emmental, mezcla de quesos, ...
- No lleva huevo así que es apto para intolerantes a este alimento.


jueves, 21 de agosto de 2014

Panecillos de Semillas de Lino (Sin Huevo y Sin Lactosa)

Deliciosos como panecillos de hamburguesa, con estos tiernos bollitos preparamos en casa bocadillos y montaditos y también han acompañado al plato principal en alguna que otra celebración ya que además son muy bonitos. Su corteza fina y dorada encierra una suave miga que los hace perfectos para la merienda o los desayunos de los niños también.


Nosotras dimos con esta receta tras mucho investigar y probar, y ciertamente, es la mejor. 
Sólo un pero, la receta llevaba un huevo, así que los alérgicos al huevo tendrían que eliminar el ingrediente de la receta o bien sustituirlo. 
Como tenemos en casa un intolerante al huevo seguimos investigando, y en webs de cocina vegana encontramos un excelente sustituto del huevo en panes con levadura, sobre todo en panes algo dulces como estos bollitos o el pan de molde: las semillas de lino. Para sustituir un huevo debemos mezclar una cucharada de semillas de lino molidas con tres cucharadas de agua y batir bien la mezcla hasta que resulte espesa como una clara de huevo. Así conseguimos lo que el huevo nos daría (suavidad en la corteza, ternura, conservación de la humedad,...) pero sin utilizarlo. Todo un descubrimiento!!!


Otros sustitutos del huevo serían el puré de manzana (plátano, zanahoria, calabaza, pera,...) sin endulzar, yogur de soja o buttermilk para bizcochos, magdalenas, panes rápidos y el tofu sedoso hecho puré para bizcochos más densos,  todos en proporción de un cuarto de taza para sustituir a un huevo.

Y para que estos panecillos no sean tampoco un problema para los intolerantes a la lactosa, la receta la hemos preparado con leche Sin lactosa de Kaiku que además está enriquecida con calcio, para que no se pierda nada. Esta leche la hemos conocido gracias a nuestra caja sorpresa Degustabox, que viene este mes especialmente completa: mojitos y daiquiris, preparados de paella, bebidas de zumos de frutas, patatas, salsas, snacks, y la leche con la que hemos elaborado la receta de hoy. 


Ingredientes:
  • 500 gr de harina de fuerza
  • Dos cucharaditas de café de levadura seca de panadería
  • 10 gr de sal
  • 25 gr de miel
  • 275 ml de leche Sin lactosa Kaiku
  • Una cucharada de semillas de lino 
  • Tres cucharadas de agua
  • 15 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • Mix de semillas tostadas ecológicas
Elaboración:
En primer lugar trabajamos las semillas de lino molidas con el agua hasta que nos quede una textura como de clara de huevo. Reservamos.
Si vamos a amasar a mano, nos hacemos de un bol grande y ponemos toda la harina en él haciendo un hueco en el centro en el que mezclaremos el resto de ingredientes y el preparado de semillas de lino. Vamos incorporando la harina con las manos hasta que la tengamos toda integrada. Es el momento de volcar a una mesa de trabajo y amasar. 
Si para amasar nos ayudamos de la panificadora o robot de cocina con amasadora, ponemos
todos los ingredientes, primero los húmedos y después los secos y seleccionamos el programa masa sin fermentación para que simplemente nos realice el amasado.
Cuando la masa nos quede lisa y elástica, adherente pero no pegajosa, podemos hacer una bola y dejarla fermentar en un bol ligeramente aceitado para que no se pegue. Deberá reposar hasta que doble su volumen, puede tardar en torno a las dos horas.
Pasado este tiempo dividimos la masa en ocho trozos iguales, que tendrán un peso de aproximadamente unos 90 gramos. Dejamos reposar los trozos de masa unos cinco minutos y boleamos los panecillos.
Colocamos los panecillos sobre papel vegetal en la bandeja de horno lo suficientemente separados para que crezcan con libertad. Dejamos otra vez reposar para que fermenten hasta que su volumen crezca una vez y media.
Precalentamos el horno a 200ºC y, mientras tanto, pincelamos los panecillos agua y espolvoreamos con semillas.
Horneamos los panecillos unos 15 minutos o hasta que estén dorados.

Trucos consejos y variantes:
- Puedes preparar la receta original sustituyendo el preparado de semillas de lino por un huevo.
- Estos panecillos son ideales para rellenar, aquí puedes dejar volar tu imaginación: jamón en dulce y queso brie; salsa tártara y salmón ahumado; ...
- Más chiquetines quedan muy graciosos puestos en la mesa sobre la servilleta acompañados de un vasito de chupito con mantequilla salada....


lunes, 18 de agosto de 2014

Boquerones en Vinagre

El boquerón en vinagre, la tapa por excelencia.
Su elaboración es sencilla aunque necesita bastante tiempo de maceración, pero vale la pena hacerlos, están deliciosos y acompañan estupendamente a la cervecita a la hora del aperitivo. 
En Málaga los bordan, allí tienen una mano con el pescado...


Nosotras os vamos a dar la receta que ha preparado siempre nuestra madre en casa.
Si te animas a prepararlos solo tienes que tener una cosa en cuenta: el boquerón fresco, fresco y el vinagre y el aceite de oliva virgen extra de primerísima calidad. 



Ingredientes:

  • Medio kilo de boquerones muy frescos
  • Dos dientes de ajo
  • Perejil
  • Vinagre de vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:
En primer lugar limpiamos los boquerones de tripas y espinas. Retiramos las cabezas.
Lavamos bien los boquerones y los dejamos un ratito en agua muy fría para que se desangren y queden después bien blancos.
Llevamos los boquerones a un recipiente y vamos haciendo capas de boquerones con un poco de sal y vinagre rebajado con un cuarto de agua por cada parte de vinagre. En este líquido deben macerarse los boquerones unas 8 horas (para un tamaño de boquerón estándar, ni muy pequeños ni muy grandes).
Una vez macerados los boquerones los escurrimos bien del vinagre y reservamos.
Picamos los dientes de ajo y el perejil y volvemos a hacer capas de boquerones en otro recipiente, esta vez bañándolos con aceite de oliva y la picada de ajo y perejil.
En el aceite deben reposar al menos un día, aunque hay quien los toma después de dos o tres horas pero nosotras pensamos que el reposado mejora muchísimo la textura del boquerón.
Listos para servir.


Trucos, consejos y variantes:
- Es importante que los boquerones sean del mismo tamaño, así macerarán por igual.
- Para evitar el temido Anisakis se debe congelar el boquerón después de limpio y seco y antes de su maceración. Cambia algo la textura pero mejor prevenir que curar.
- El aceite del boquerón que sobra puedes reutilizarlo en una ensalada de patata..... ummmmm.

jueves, 14 de agosto de 2014

Helado de vainilla y moras de zarza con galletas de mantequilla

Ya tenemos heladera, por fin!!
Es el regalo del "taitantos" cumpleaños de la mayor de las chachas... (ufff esto suena muy mal, y más cuando ella se ha llevado todo el año diciendo que tiene "veintitantos"... vamos, que tenerlos, los tiene.... esos y más... que ya no cuadran las cuentas Mari...).
Y para rematar nos hicimos con el fabuloso libro Polos y Helados de Sandra Mangas, que nos lo ha regalado Guadalupe de Las Recetas de Lala como premio en un estupendo sorteo para celebrar el éxito de su blog.


Así que ya solo quedaba buscar una receta con la que empezar y pensamos en un helado que recuerde a nuestra cheesecake favorita, con su base de galletas y mantequilla, su cremoso relleno de queso y vainilla acompañada de la dulce mermelada de moras de zarza... Y con esta idea, nos hemos ido al libro de Sandra,  donde hemos encontrado un helado de vainilla (ya con la fotografía se te hace la boca agua) y la forma de añadir la mermelada de moras y las galletas (y muchos consejos que hemos seguido a pies juntillas, que somos primerizas en esto de usar la heladera...).


El resultado aquí lo tenéis, esperamos que os lancéis como nosotras a esto preparara helado en casa, nosotras no hemos hecho más que empezar...
Y es que estamos ya pensando en helados de limón, de chocolate, de yogur, de galleta, ...
Por cierto, añadir las galletas de mantequilla de Krakusky (con auténtico sabor a mantequilla, una delicia) ha sido todo un acierto. Nos la encontramos en nuestra caja Disfrutabox, que nos pone al día de todas las novedades en alimentación y cosmética, y ahora estamos deseando encontrarlas en nuestra tienda habitual porque están buenísimas.
Y es que la caja sorpresa Disfrutabox es todo un invento: por muy poco puedes probar los productos más novedosos e innovadores, escogidos especialmente para tí en una caja original y divertida que te llega a casa mensualmente. Tú solamente tienes que disfrutar del "descubring"!!



Vámonos con la receta.

Ingredientes:
  • 250 ml de nata para montar
  • 250 ml de leche
  • 150 g de azúcar
  • Tres yemas de huevo
  • Una vaina de vainilla natural
  • Mermelada de mora de zarza
  • Galletas de mantequilla
  • Una pizca de sal
Elaboración:
En un cazo mezclamos la nata, la leche y el azúcar e incorporamos la vaina de vainilla y la pizca de sal. Llevamos al fuego y removemos bien hasta que hierva. En ese momento retiramos del fuego y quitamos la vaina de vainilla que abrimos y extraemos de ella las semillas añadiéndolas a la mezcla.
Mientras pierde un poco de calor la mezcla, batimos bien las yemas de huevo en un bol.
Le añadimos muy poco a poco la leche con la nata a las yemas sin parar de remover.
Devolvemos la mezcla al fuego y cocinamos hasta que espese (sabremos que está a punto cuando napa el dorso de la cuchara, es decir, la cubre y deja la marca cuando pasamos el dedo).
Retiramos del fuego y enfriamos rápidamente la masa de helado llevando el cazo a un bol con agua, hielo y sal que habremos preparado previamente (como un baño maría frío).
Removemos la mezcla de vez en cuando para que enfríe lo más pronto posible siempre teniendo cuidado que no entre agua en la mezcla.
Una vez frío, ponemos el helado en un recipiente hermético y lo llevamos al frigorífico donde deberá enfriar completamente. Si es necesario, tendremos la mezcla enfriando hasta el día siguiente.

Mantecamos el helado en la heladera siguiendo las instrucciones del fabricante. Cuando queden solo unos minutos para terminar el helado añadimos a la heladera las galletas de mantequilla trituradas.
Si no tenemos heladera, llevamos la mezcla del helado a un recipiente apto al congelador. En las dos primeras horas debemos sacar el helado cada media hora y batirlo para que el helado no cristalice y quede más cremoso. Cuando el helado esté prácticamente congelado, incorporamos las galletas trituradas.
Por último, en un recipiente hermético hacemos capas de helado y mermelada de moras hasta terminar con el helado y tapamos con papel sulfurizado. Llevamos de nuevo al congelador donde deberá estar unas 24 horas.
Debemos sacar del congelador el helado unos cinco minutos antes de consumir.


Trucos, consejos y variantes:
- Mermelada de mora de zarza porque nos encanta pero y con una mermelada de naranja, o de frambuesas, .... con su toque ácido...., no estaría rico también?
- Si quieres un sabor más intenso a vainilla y quieres que se vea bien la vaina en tu helado tritúrala en la mezcla de leche y nata con ayuda de una batidora eléctrica antes de añadir las yemas.

martes, 12 de agosto de 2014

Tosta de Gulas, Pulpo y Setas

Las vacaciones de verano son para disfrutar de las cosas que más nos gustan: los deliciosos baños de mar y de sol, la divertida piscina, las mediodías de siesta (o de lectura cuando todos se van a dormir la siesta y hay un ratito de silencio), las veladas de cine de verano, las noches de feria en los pueblos entre algodones de azúcar y cacharritos, los entrañables reencuentros con familiares y amigos a los que hace tanto tiempo que no vemos, ...
Y por supuesto para disfrutar preparando recetas sencillas y veraniegas como estas tosta que os proponemos hoy.


Nos la encontramos en el sabrosísimo libro Comer bien a diario de Alfonso López Alonso del conocido blog Recetas de Rechupete, que nos llegó de la mano de nuestros colaboradores de la editorial  Larousse repleto de las mejores recetas de siempre y también de platos más modernos y exóticos. Con un diseño original y divertido, este libro nos explica extensamente la elaboración las recetas, nos cuenta curiosidades del plato y nos da multitud de consejos y trucos.... nosotras estamos dando buena cuenta de él!!

Vámonos con la receta.

Ingredientes:
  • 200 g de Gulas al ajillo 
  • 150 g de pulpo troceado
  • 150 g de setas variadas 
  • Tres cebollas grandes
  • Dos tomates
  • Cinco dientes de ajo
  • Un chorrito de brandy
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 10 ml de vinagre
  • Una pizca de pimentón picante 
  • Una cucharada de miel
  • Sal y pimienta
  • Pan de barra
  • 20 g de mantequilla
Elaboración:
Preparamos la cebolla caramelizada cortándola primero en rodajas muy finas y pochándola en aceite de oliva virgen extra a fuego bajo. Subimos el fuego para que doren y añadimos una cucharada de miel. Removemos bien para que caramelice y retiramos del fuego.
En otra sartén sofreímos los dientes de ajo picados en trozos muy pequeños, añadimos las gulas y el pulpo ya cocido y troceado, y cocinamos unos dos minutos, únicamente para que se mezclen los sabores. Salpimentamos y ponemos una pizca de pimentón picante. Reservamos.
En la misma cazuela del pulpo y las gulas salteamos las setas en un poco de aceite de oliva. Cuando ya no suelten agua incorporamos un chorrito de brandy, que dejaremos reducir. Añadimos a la cazuela el pulpo y las gulas reservadas.
Cortamos los tomates en lonchas finas y tostamos el pan en rodajas untado ligeramente con mantequilla.
Ya sólo queda montar las tostas:
Colocamos sobre el pan tostado las lonchas finas de tomate, sobre ellas la cebolla caramelizada y el revuelto de setas con pulpo y gulas.
Presentamos en un plato y rociamos ligeramente las tostas con aceite de oliva virgen extra y vinagre.
Hay que servirlas bien calientes.


Trucos, consejos y variantes:
- Para que una tosta te quede perfecta solo debes pensar en tres cosas: un buen pan bien tostado, productos frescos y de buena calidad que armonicen en sabor y una presentación sencilla pero atractiva. Éxito asegurado.
- La receta original lleva langostinos que nosotros no hemos utilizado. Si quieres ponerlos deberás saltearlos con las gulas y seguir la preparación.
- El toque de aderezar al final las tostas con aceite y vinagres es genial!!

jueves, 7 de agosto de 2014

Calabacines Rellenos de Atún, Palitos de cangrejo y Huevo.

En verano, entre que nos pasamos el día en la playa o en la piscina y que no apetece nada entrar en la cocina por el calor, intentamos buscar recetas mas ligeras, de esas que puedes dejar preparadas en la nevera y al volver sólo tienes que poner la mesa y comer.

Recetas frescas, con verduras de temporada y poco elaboradas aunque, eso sí, de una bonita forma presentada para que apetezcan más.
Pues bien, esta receta que os proponemos hoy cumple todos los requisitos, así que os dejamos la receta por si os animáis a hacerla.

Ingredientes:
  • Dos calabacines medianos
  • Una lata de atún en aceite de oliva
  • Un huevo
  • Cuatro palitos de cangrejo
  • Un cuarto de cebolla dulce
  • Mayonesa casera
  • Una pizca de sal


Elaboración:

Partimos el calabacín en cubiletes de mas o menos tres dedos de alto y los vaciamos con un sacabocados. Ponemos agua a hervir e incorporamos los calabacines unos 5 minutos. Apartamos y los dejamos escurrir.
En el mismo cazo cocemos un huevo durante diez minutos. Escurrimos la lata de atún y la desmigamos en el bol. Picamos en trozos muy pequeños el resto de ingredientes. Añadimos la pizca de sal y la mayonesa y mezclamos muy bien.
Una vez cocido el huevo, lo partimos en trocitos también pequeños y lo incorporamos a la mezcla. Rectificamos de sal y mayonesa si es necesario y dejamos enfriar.
Rellenamos los huecos de los calabacines y a la nevera.
Una vez fríos están listos para comer.

Trucos, consejos y variantes:
- Puedes sustituir los calabacines por pepinos, eso si, no los hiervas.
- Añádele al relleno gambas o cambia la salsa por otra que te guste, como la salsa rosa.

lunes, 4 de agosto de 2014

Baba Ganoush (Paté de berenjenas árabe)

Baba Ganoush, baba ganuj, mutabal, ... distintos nombres para un exótico paté de berenjenas de textura suave que se sirve como entrante en la cocina árabe.


En Palestina y Siria a esta deliciosa crema de berenjenas asadas se le atribuye la propiedad de contagiar su melosidad y seducción a quien lo toma, así que el baba ganoush (literalmente traducido: coqueto y vicioso) tiene asociado una creencia popular muy a tener en cuenta. En Las Salsa de La Vida hemos leído que:
"La tradición popular dice que éste es un plato dulce y seductor, que resulta difícil dejar de comer una vez se ha empezado, y que las mujeres que lo consumen habitualmente adquieren sus mismas características de dulzura y seducción. La tradición más moralista dice que, por eso, hay que ser prudente en su consumo, pues puede poner en peligro la virtud."
A nosotras nos ha parecido en principio una crema de lo más inofensiva..... ya nos contaréis!


Este paté se sirve bien frío acompañado de pan de pita, pero nosotras hemos querido cambiar un poco y hemos preparado unos divertidos falsos macarons salados con los Snatts Natuchips de Aceite de oliva y sal marina de Grefusa.  Le vienen como anillo al dedo a este puré de berenjenas especiado y además son muy ligeros, con el 70% menos de grasa que las patatas fritas clásicas.


Vámonos ya con la receta.

Ingredientes:

  • Tres berenjenas grandes
  • Tres dientes de ajo picados
  • Seis cucharadas de pasta de semillas de sésamo (tahini)
  • Seis cucharadas de zumo de limón
  • Una cucharadita de comino molido
  • Tres cucharadas de perejil fresco picado
  • Sal y pimienta


Elaboración:
Precalentamos el grill al mínimo.
Pinchamos las berenjenas con un tenedor y las cortamos a lo largo. Disponemos las mitades con la piel boca arriba en una bandeja de horno y las asamos unos quince minutos o hasta que la piel empicce a ennegrecer y a ampollarse y la carne esté tierna. Las retiramos del grill y las dejamos enfriar.
Una vez frías, las pelamos y cortamos la carne en trozos grandes y las ponemos en un robot de cocina o en el vaso de la batidora. Añadimos el ajo y dos cucharadas de pasta de sésamo y trituramos. Incorporamos dos cucharadas de zumo de limón y trituramos de nuevo. Seguimos añadiendo la pasta y el zumo alternativamente, triturando cada vez.
Cuando la mezcla esté homogénea la pasamos a un cuenco y  incorporamos el comino y el perejil picado y removemos. Salpimentamos en este punto.
Llevamos a la nevera para que enfríe y servimos con pan de pita, chips de patata o de hortalizas.


Trucos, consejos y variantes:
- Si no dispones de tahini (pasta de sésamo) puedes tostar las semillas de sésamo, si no están tostadas ya, y triturarlas hasta hacerlas un puré fino en un robot de cocina con ayuda de un hilo de agua o aceite de oliva o semillas.